lunes, 19 de junio de 2017

La enciclopedia


Cuando tenía unos catorce años, por Navidad, el regalo estrella fue una enciclopedia. Mis padres, con una tendencia sádica nada encubierta a verme sufrir, colocaron los paquetes unas horas antes de darme permiso para abrirlos para poder deleitarse con mi angustia mientras yo hacía cábalas sobre qué podían contener esas cajas cuadradas. Curiosamente, no recuerdo si me hizo mucha ilusión como regalo, aunque sospecho que sí porque siempre he sido curiosa y amante del conocimiento, así, en general. En aquella época pre-internet, tener una enciclopedia era un recurso casi indispensable para hacer los trabajos de la escuela. Y también para satisfacer en poco tiempo dudas existenciales. Recuerdo muchas cenas en las que de pronto, en medio de una conversación, nos asaltaba la cuestión de -por ejemplo- cuál era la capital de Angola. Mi madre o servidora saltábamos a la enciclopedia y resolvíamos la incógnita (Luanda, en este caso). Le pillé una agilidad bárbara a manejarme con el orden alfabético. Hoy en día sacas el móvil, pones Angola y Google te obsequia con más datos de los que puedas absorber en toda tu vida sobre ese país.

Cuando me mudé a vivir con Mr. x me llevé la enciclopedia. Pero en estos doce años no la he abierto jamás, y dado que mi casa no es precisamente grande, empecé a buscarle otro hogar. Primero probé con bibliotecas, luego centros cívicos, asociaciones diversas, mercados del libro, tiendas especializadas... Nada, nadie la quería, pero me dolía desprenderme de ella de otro modo.

Hace dos años, cuando tuve que vaciar la casa de mi padre al morir, me llevé los álbumes de fotos familiares y los coloque en varias cajas sobre un armario. En diversas ocasiones me descubrí preguntándome: ¿cómo se llamaba aquel pueblo de Alemania que tenía un mercadillo navideño tan bonito?, ¿qué año fuimos a Mallorca?, ¿qué edad tenía cuando encontramos aquel cachorro al que le buscamos familia? Y siempre pensaba que si tuviese los álbumes de fotos a mano podría resolver muchos interrogantes. No puedo coger el teléfono y llamar a mis padres para preguntarles nada, así que las fotos suponen un mundo para mí.

Al final, con mucho pesar y tras un último intento de colocar la enciclopedia, la dejé en el portal de casa el día que recogen los trastos. Jamás fue un trasto, por supuesto, y me gusta pensar que alguien la vio y se la llevó a casa, pero decidí cambiar el conocimiento universal que recogían sus páginas por el personal, y ahora tengo los álbumes a mano, para revisarlos y reencontrarme con la historia de mi vida.

Peque cumplió siete años hace unos días y le estoy haciendo un álbum digital. Es el tercero que le hago, y aunque él ahora no le dé mucha importancia –o más bien ninguna-, quizás en un futuro los valore como hago yo ahora con los que hizo mi madre. O no, pero yo disfruto mucho confeccionándolos. Mi sistema de archivo de fotografías puede ser un poco desquiciante, y lleva bastante trabajo, pero supongo que tener ordenada toda esa información es vital para mí. Cada semana bajo las fotos que he hecho en el ordenador, las clasifico por eventos, elimino las que han salido mal y les pongo nombre. A todas. Las hijas de Mr. X creen que estoy un poco pallá, pero cuando quieren hacer un collage se van a mi ordenador porque saben que tecleando su nombre saldrán las cientos de fotos archivadas con ese criterio. Además, de cada evento selecciono unas pocas imágenes que ya aparto para los álbumes digitales. Me pirra esa metodología y encuentro un placer astronómico en ese orden milimétrico (ya que mantener el orden en una casa concurrida es casi imposible, al menos lo logro en el mundo digital).

¿He dicho ya que Peque ha cumplido siete años? Siete. Madre del amor hermoso. Siete.

Y por muchos álbumes más.








16 comentarios:

  1. Felicidades. Yo también hago álbumes de recuerdos. Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Que bonito lo cuentas!. Yo también recuerdo muchos trabajos del colegio solucionados con la gran enciclopedia :). Besos guapa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Rocío! Anda que no le sacamos provecho, jejejeje...
      Besotes!

      Eliminar
  3. Siete años??!!! Ya??!! Qué mayor. Muchas felicidades.

    Yo hago álbumes de fotos, selecciono las mejores de cada temporada , imprimo, no en casa, sino con calidad, y hago un álbum.

    Me encanta tenerlas en papel.

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siete años Matt... qué cosa!
      Yo decidí probar los álbumes digitales y ya me he enganchado, pero el papel tiene mucho encanto, y poder ponerlas donde quieras... :)
      Besote hermosa!

      Eliminar
  4. Ya quisiera yo tener el orden de fotos y el sistema que tienes tú tan sumamente integrado. Admirable!!!!. A Peque le chiflará seguro. Y de nuevo.. Muuuchas Felicidades!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias guapísima! Ya sabes tú que yo con el orden me vuelvo majareta! :P
      Besos amore!

      Eliminar
  5. Cuando se cambió mi padre de casa después de cincuenta años en la misma, tuve que tirar con gran dolor de mi corazón todos los libros del bachillerato de los siete hermanos, que todavía se conservaban porque andaba la vivienda holgada de espacio. Recuerdo que una señora me lo recriminó —dándoselas de intelectual que está dando una lección a un ignorante— y le respondí que estaría encantado de coger el coche y llevárselos a su casa. Salió disparada como si le hubiera mentado a Satanás.
    Me pone de los nervios esa gente que se pitorrea de los que somos organizados (en mi caso con un punto neurótico), pero luego en cuanto necesitan algo recurren al "enfermo mental".
    Me alegra haber conocido tu blog. La "culpa" de Matt.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues estuviste muy rápido y certero con tu respuesta! Yo soy de las que da con la contestación ideal veinte minutos más tarde...
      Compartimos ese punto neurótico por el orden. Aunque "me estoy quitando", porque con tanta gente y bichos en casa o me lo tomo con calma o me dará un siroco.
      Me alegra que hayas venido y comentado!
      Besos!

      Eliminar
  6. Qué tiempos aquellos de las enciclopedias, yo también andaba con los tomos todo el día por casa pero yo también ahora me he deshecho de todos esos libros, los que he podido los he donado y los que no, los he puesto en el contenedor del papel para que vuelvan a tener otra vida.
    Me flipa tu sistema de organización de fotos, yo hago álbumes por año pero no pongo títulos ni nada y la verdad es que en el futuro puede que sea importante. Para el siguiente lo haré.
    ¡Siete! madremía...
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo de los nombres es muy útil para rastrear fotos cuando tienes un archivo extenso como es mi caso, jejejeje... Y tiene otra ventaja añadida. Reconozco que es una costumbre que heredé de mi madre, me encantaba leer los títulos de sus fotos y adivinar lo que evocaban en ella. Me gusta pensar que Peque sentirá lo mismo cuando desee ojearlas. :)
      Muas!

      Eliminar
  7. Mi madre nunca fue muy fan de andarme sacando fotos a diestro y siniestro pero me ha contado que también tiene un álbum hecho con todas las etapas de mi vida. Se ve que eso va con el carnet de madre. Jajajaja.

    Espero que la enciclopedia se la haya quedado alguien. Antes una casa no era un hogar si no tenía su correspondiente enciclopedia. Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajaja! Creo que sí que viene con el carnet. XD
      Ojalá alguien la recogiese, de verdad.
      Besotes!

      Eliminar
  8. Felicidades para Peque! por aquí los cumplimos en Febrero, cómo va esto tan rápido???
    Desde la última vez que escribiste que habías ordenado no se cuantas fotos (eran muchas) ordené yo también las mías pero ahora otra vez llevo retraso de fotos, ainsss a ver si nos das unas pautas o algo, jajaja qué fuerza de voluntad, yo me pongo pero siempre lo termino dejando para otro día y así se me pasan meses sin ordenarlas. Voy haciendo álbumes con retraso siempre, aunque los termino haciendo ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Felicidades para vosotros también!
      Pues si los acabas haciendo es misión conseguida! Para mí la clave es no dejar que se me acumule demasiada faena y reservar de cada evento, en una carpeta aparte, las mejores fotos para hacer el álbum. :)
      Muas!

      Eliminar